Archivo de etiquetas| homosexualidad

AVALL estudia la adopción de medidas legales contra el programa escolar de la Iglesia católica

La Associació Valenciana d’Ateus i Lliurepensadors rechaza el programa de educación sexual elaborado por el arzobispado para los colegios

La sociedad valenciana acaba de sufrir un ataque frontal a su sistema de convivencia. Se trata no solo de una agresión muy grave a los principios democráticos en los que supuestamente está inspirado nuestro sistema político, sino una situación sin precedentes desde la restauración democrática.

Como es sabido, el Arzobispado de Valencia ha encargado a la sección española del Pontificio Instituto Juan Pablo II, cuya sede está en Valencia, un programa de educación sexual dirigido a los colegios. Esta “guía formativa”, titulada “Educar la sexualidad para el amor”, intenta transmitir a niños de entre 5 y 14 años una visión de la sexualidad acorde con la doctrina de la jerarquía católica. Sin embargo, este documento no se va a quedar en una declaración de intenciones, sino que va a ser el material a partir del cual se imparta la docencia. Es decir, la Generalitat va a tolerar que se impartan en aulas de colegios de la Comunitat Valenciana un temario no solo diferente sino opuesto al dictado por la propia Generalitat, el PIES (Programas de Intervención de Educación Sexual), elaborado por técnicos de sanidad.

Donde el PIES hablaba de contracepción, este panfleto habla de contención, castidad y fertilidad. Donde el PIES habla de reconocer la diversidad sexual y la diversidad de modelos de familia, este panfleto habla de funcionalidad y disfuncionalidad. Donde el PIES habla de sexualidad responsable, este panfleto habla de pudor y autocontrol. Donde el PIES habla de salud y de prevención de contagio de enfermedades, este panfleto habla de vicios. Donde el PIES habla de reflexión crítica frente a las desigualdades por razón de género, este panfleto habla de natalidad, erotismo y pornografía. Donde el PIES habla de la sexualidad en la construcción social y de la necesidad de reconocer la igualdad entre hombres y mujeres, este panfleto habla de la diferenciación sexual, del noviazgo y del celibato.

Comprobamos, por tanto, que el giro ha sido radical, en la medida en que los criterios científicos han sido sustituidos por prejuicios que atacan a estos frontalmente. ¿Cómo es posible que el Gobierno de todos abdique de sus obligaciones y se humille ante un sistema de creencias que no solo no es compartido por todos los habitantes de su demarcación sino que desafía el conocimiento científico internacionalmente consensuado, e incluso el más elemental sentido común? ¿Se han variado los principios políticos que sustentan nuestra convivencia y hemos adoptado los teocráticos? ¿Van a ser estos principios los que rijan en los centros de salud o en los hospitales a partir de ahora? Si se deja pasar esta atrocidad sin respuesta ¿cuál será el siguiente paso? ¿Vamos a negar la esfericidad de la tierra? ¿Vamos a enseñar creacionismo en los colegios? La Constitución no se puede quedar a las puertas de los colegios privados o concertados. Esta situación abriría la puerta a que el día de mañana otras confesiones religiosas pudieran imponer sus contenidos curriculares. ¿Educaremos en la sumisión de la mujer y en la necesidad de que cubra su cuerpo y su cara como lo aseguran intérpretes del Corán? ¿Enseñaremos en los colegios que las transfusiones de sangre están prohibidas porque lo decía Jehová?

Pero es todavía peor. Este panfleto, que ya está en poder de los colegios religiosos (privados y concertados) de la diócesis de Valencia, se pretende que pueda ser aplicado también en los colegios públicos bajo este argumento: “los consejos escolares tienen autonomía para aprobar aquellas actividades o programas extraescolares que consideren. Los centros, si es aprobado por su consejo escolar, pueden decidir este tipo de cuestiones que son voluntarias dentro de su libertad”. ¿Y dónde queda la libertad de los padres que se encuentren en minoría en un colegio público para elegir que sus hijos sean educados según criterios científicos? La democracia no es tanto la imposición de la voluntad de la mayoría como el respeto de las minorías. Y, sinceramente, no creemos que aquellos que consideran a la ciencia como una forma de conocimiento inferior al prejuicio y el dogma religioso sean mayoría en la Comunitat Valenciana.

¿En qué documento de la OMS (Organización Mundial de la Salud) se habla de que la masturbación es un “vicio”? ¿Si “las relaciones sexuales humanas han de ser realizadas por los esposos que acogen la vida” y se ha de entender “acoger la vida” como procrear, no serán tampoco relaciones sexuales humanas las que tengan parejas heterosexuales estériles, o ancianas, o que no sean miembros de la Iglesia Católica y vivan en concubinato? ¿Qué puede pensar el hijo de una familia monoparental u homosexual cuando sus profesores tildan a su familia de disfuncional? ¿Cómo podemos permitir que una asociación de célibes se permita desde un aula dar lecciones de moral, sexual o de otro tipo, y juzgar a los padres de un menor? El autodominio y la continencia en materia sexual no parecen haber tenido mucho éxito dentro de la Iglesia católica, habida cuenta de los miles de casos en todo el mundo que se han hecho públicos, y de aquellos otros que nunca se darán a conocer, donde han estado implicados sacerdotes e incluso obispos en delitos de pederastia.

Estamos ante una situación tan grave que el silencio solo puede ser entendido como complicidad o sumisión. No es posible dejar sin respuesta una agresión tan profunda a nuestro sistema de convivencia. Si las personas de bien no levantamos la voz ante esta situación, la escalada puede seguir hasta límites difíciles de prever. No queremos avergonzarnos de ser valencianos. No queremos ser blanco de las burlas, ni podemos resignarnos a un ridículo internacional de este calibre. Por todas estas razones, AVALL (Associació Valenciana d’Ateus i Lliurepensadors) va a estudiar la adopción de medidas legales que tengan por objetivo frenar este último delirio de regional-catolicismo. Creemos que hay indicios de delito contra la salud pública por el asunto de los preservativos. Creemos que hay indicios de delito en la vejación a los homosexuales. Creemos que hay indicios de delito en la supeditación de los intereses generales a una confesión religiosa.

La sumisión quizá sea una virtud para aquel sistema de creencias que ha renunciado a la razón, pero desde luego no puede ser una virtud para una ciudadanía crítica, consciente de sí misma y que aspira a vivir en el siglo XXI.

Associació Valenciana d’Ateus i Lliurepensadors

http://www.ateusvalencians.es
http://ateusvalencians.blogspot.com/

Extraído de Rebelión de 06/03/2011

Artículo original en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=123670&titular=avall-estudia-la-adopci%C3%B3n-de-medidas-legales-contra-el-programa-escolar-de-la-iglesia-cat%C3%B3lica

La adopción homoparental a la luz de las evidencias refuta a los religiosos homófobos


¡Qué alguién piense en los niños! es el grito que los religiosos conservadores, y algunos no creyentes, elevan cuando se habla de adopción homoparental.

Claro está que ser ateo o agnóstico no implica estar a favor de los derechos civiles de gays y lesbianas. Pero la condición de racionalista y de humanista sexular implica analizar las adopciones por parte de personas del mismo sexo, por la evidencia disponible y el bienestar humano. Los argumentos basados en la Biblia, el Corán o el Papa carecen de peso.

Traigo a colación una frase de la filósofa española Victoria Camps antes de entrar en materia: “Las religiones siempre tienen respuestas. Desde la ética láica, tenemos que ir contruyéndolas”

Bueno, ahora miremos algunas objeciones a la adopción homoparental suelen ser las siguientes:

– Gays y lesbianas son personas insanas, inestables, incapaces de formar familia y carecen de habilidades parentales.

– Estos niños y niñas muestran un desarrollo psicológico alterado por carecer de los necesarios referentes masculino y femenino.

– Esos niños van a acabar siendo homosexuales también

– En ese “ambiente”, estos niños pueden sufrir abusos sexuales.

Las anteriores objeciones deben ser puestas a prueba con la realidad, y como afortunadamente hay estudios sociológicos y psicológicos, podemos como humanistas seculares optar por una respuesta a este tema de actualidad.

Mencionaré algunos de ellos y sus conclusiones:

2010: Michael Rosenfeld -profesor de Sociología de la Universidad de Stanford– utilizó los datos censales del año 2000 y encontró que ser críado por padres del mismo sexo no influye en el éxito académico. El estudio fue publicado en la revista Demographics

2010: La Dra. Nanette Gartrell, profesora de Psiquiatría en la Universidad de California en San Francisco (y profesora de Derecho en la Universidad de Californa, Los Angeles), y Henry Bos, experto en Psicología Conductista de la Universidad de Ámsterdam concluyeron que los hijos criados por lesbianas muestran un desarrollo sobresaliente. El estudio se hizo con 186 madres lesbianas, tras un seguimiento hecho desde 1986. El trabajo mostró que estos hijos mostraban incluso mejores aptitudes sociales, psicológicas y académicas que los criados por parejas heterosexuales. El trabajo fue publicado en la revista Pediatrics

2010: Enrique Arranz, catedrático de Psicología Evolutiva de la Universidad del País Vasco tras estudiar 214 familias tanto tradicionales, monoparentales, homoparentales y reconstituidas, llegó a la conclusión que las familias homoparentales son excelentes para la formación de chicos y chicas.

2009: El profesor Stephen Scott investigador de la National Academy for Parenting Practitioners concluyó que las madres lesbianas son excelentes para criar hijos y que estos tienden a desarrollar aspiraciones vitales más elevadas y una mayor confianza social que los educados por parejas heterosexuales.

2009: Investigadores de la Universidad de Arlington (Texas) y Carolina Oriental concluyeron que la orientación sexual de los padres no influye en sobre el mayor o menor desarrollo de problemas emocionales en sus hijos adoptados. Este estudio comparó los datos de 1.229 familias heteroparentales con los procedentes de 155 familias homporentales. La evaluación de cada familia incluía datos sobre las características de padres e hijos, dinámica familiar, historial del niño anterior a la adopción, situación emocional actual y problemas de comportamiento. Este estudio fue publicado en la revista Adoption Quarterly.

2009: Un amplio estudio llevado a cabo por la Universidad de Copenhague, mostró que solo el 1’8% de los hijos criados por dos madres han necesitado recurrir a consulta psiquiátrica, frente a un 5% de los restantes niños.

Considero y recomiendo el estudio de la Universidad de Sevilla llevado a cabo por
Mar González, Francisca López, Mª Angeles Sánchez en el que muestran que las objeciones arriba planteadas son en realidad prejuicios. El trabajo se titula “Adopción y homoparentalidad en España. Datos de investigación”

El testimonio de Zach Wahls

El pasado 1 de febrero de 2011 se llevó a cabo en la Cámara de Representantes de Iowa un debate que buscaba prohibir a nivel constitucional en matrimonio entre personas del mismo sexo – que es legal en este estado desde 2009- y contó con el testimonio de un joven de 19 años que fue criado por una pareja de lesbianas. Sus palabras dejan a los religiosos homófobos sin sustento y convierten sus alegatos de que es incoveniente para los niños en verborrea, a la par que el creacionismo o la doctrina de la trinidad.

Les dejo el video que subtitulo Marcelo Huertas de Sindioses.org

 

Extraído de Blog Sin Dioses de 10/02/2011

Artículo original en: http://blog-sin-dioses.blogspot.com/2011/02/la-adopcion-homoparental-la-luz-de-las.html

Obispo dice que si no tienes hijos no tienes dignidad humana

La Iglesia Católica nos tienen acostumbrados a las frecuentes discursos y rasgadas de vestiduras cada vez que se habla de métodos anticonceptivos y matrimonio gay. Ahora es el turno para el Arzobispo de Lima y el obispo de Córdoba, en España.

“No es católico”

El arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, se horrorizó ante las declaraciones de que la campaña presidencial de Alejandro Toledo tiene dentro de su plan de gobierno uniones civiles para las parejas del mismo sexo.

Cipriani, ignorando que una país demócratíco debe ser laico, y que de lo que se habla es de matrimonio civil afirmó: “no son católicas” y “no están en el orden natural”. “El matrimonio es entre un hombre y una mujer que se une para siempre” (sin divorcio).

En un estado laico no deben imponerse los dogmas de una religión. Negar el derecho a las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio aduciendo que no es católico, seria lo mismo que negar las transfusiones de sangre por no ser algo “testigo de Jehová”.

El argumento de que el matrimonio homosexual no está en el orden natural se vuelve contra si si preguntamos ¿acaso el matrimonio heterosexual está en un “orden natural”? El matrimonio, el divorcio, los contratos laborales y las asociaciones sindicales, así como los clubes de fútbol son construcciones sociales. No hay un gen de matrimonio. Claro está que la reproducción está fundamentada en la cópula de una pareja de sexo diferente. Pero una copula no hace un matrimonio, ni la naturaleza exige un rito para que un Homo sapiens perpetue sus genes.

Hay que distinguir entre nuestro ordenamiento social y jurídico y la reproducción humana. Algo difícil de hacer para la ICAR que piensa que el matrimonio es para traer hijos. Prueba de ello es la homilia del obispo de Córdoba (España) Demetrio Fernández, el pasado 26 de diciembre de 2010:

“El hombre contemporáneo se aparta de este proyecto de Dios cuando se deja contagiar por la mentalidad anticonceptiva de nuestra época. En muchos ambientes y en muchos corazones la aspiración es a disfrutar lo más posible de la sexualidad humana como fuente de placer, evitando a toda costa el nacimiento de un nuevo hijo en el seno de la familia. Esta mentalidad no es nueva, es tan vieja como el hombre. Pero en nuestros días se ha acentuado, empleando para ello los medios técnicos al alcance, que hoy son mayores que en otras épocas: la píldora anticonceptiva y todos los métodos químicos o artificiales para impedir la fecundación, llegando incluso a la esterilización masculina o femenina que convierte al varón y a la mujer en un simple objeto, perdida ya su dignidad de persona humana

¿Con qué derecho este señor viene a decir que una persona que se haya hecho la vasectomía o una ligadura de trompas no tiene dignidad humana? Quizás el padre pedófilo Marcial Maciel, que dejo varios hijos regados, tenía mucha dignidad humana, ya que nunca cortó sus conductos deferentes!

La Unesco quiere “homosexualizar” al mundo

Siguimos con el obispo Demetrio Fernández. En la misma homilia afirmó que la Unesco tiene un plan para homosexualizar el mundo en 20 años.

“El “ministro” de la familia en el gobierno del Papa, el cardenal Antonelli, me comentaba hace pocos días en Zaragoza que la Unesco tiene programado para los próximos 20 años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual. Para eso, a través de distintos programas, irá implantando la ideología de género, que ya está presente en nuestras escuelas.

Es decir, según la ideología de género, uno no nacería varón o mujer, sino que lo elige según su capricho, y podrá cambiar de sexo cuando quiera según su antojo. He aquí el último “logro” de una cultura que quiere romper totalmente con Dios, con Dios creador, que ha fijado en nuestra naturaleza la distinción del varón y de la mujer.”

Pues vaya que este señor tiene confundidas las cosas. Una cosa es la orientación sexual (heterosexual, homosexual o bisexual) y otra la identidad de género (sentirse hombre o mujer).

Las personas que cambian de sexo, sienten que su mente es del sexo contrario al de su cuerpo. Condición conocida como “disforia de género” y muestra que el cerebro juega el principal papel en la identidad de género y no si tus bolas son ovarios o testículos. Pues bien la neurología ha llegado a lo conclusión que la mejor manera de manejar la disforia de género es hacer un reasiganción de sexo de manera quirúrgica. Cabe decir que nuestro cerebro también coordina nuestra orientación sexual. Algunos genes estarán detras de estras redes neuronales que bien se empiezan a organizar en el desarrollo embrionario. Así pues, las dicusiones que invocan a Adán y Eva, y el “orden natural” estarían mejor en un anaquel dedicado a la Edad Media, junto con la Iglesia Católica.

Extraído de Sin dioses de 22/01/2011.

Artículo original en : http://blog-sin-dioses.blogspot.com/2011/01/obispo-dice-que-si-no-tienes-hijos-no.html

Cada vez me río menos con los obispos

“La Unesco tiene programado para los próximos veinte años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual.” -Demetrio Fernández, obispo de Córdoba-

Como le pasa a tantos anticlericales, mi primer impulso al oír un disparate en boca de un obispo es reírme, tomármelo a coña. Leo el discurso apocalíptico de Rouco del pasado domingo y me parto de risa. Luego leo al obispo de Córdoba hablando de una conspiración mundial para que nos hagamos homosexuales y criticando “la mentalidad anticonceptiva de nuestra época”, y me tiro por el suelo.

Y si quiero echarme unas carcajadas con amigos, les invito a casa y paso en pantalla gigante las ruedas de prensa del portavoz episcopal, que las tengo todas grabadas para cuando tengo el día tonto y no me llega con Aterriza como puedas.

Sin embargo desde hace algún tiempo cada vez que me río con un desbarre clerical tengo una visión: tras las lágrimas me parece ver, como una aparición fantasmal, a Rouco sonriendo mientras repite “Eso, tú ríete, tú ríete”, hasta que la risa se me congela y se vuelve sardónica. Y se me enciende la bombilla: ¿hago bien tomándome a chufa a los obispos, o debería empezar a tomármelos en serio?

Es verdad que la anacrónica jerarquía católica no necesita esforzarse mucho para resultarnos esperpéntica a los no creyentes y a no pocos de sus fieles: la estética rancia, la retórica sermoneadora y tremendista, lo retrógrado de sus opiniones, todo invita a la caricatura, y les sale solo, es su naturaleza. Pero tampoco me extrañaría que Wikileaks filtrase un documento interno de los obispos con instrucciones para exagerar todo eso que muchos convertimos en chiste.

Algo como: “Consigamos que los laicos no nos tomen en serio, que se distraigan haciendo gracietas, y nosotros mientras a lo nuestro, a consolidar el poder que ya tenemos y a ganar nuevas parcelas”. Sí, suena conspiranoide, pero el resultado al final es ése: nos reímos, caricaturizamos sus palabras, y lo convertimos en un asunto humorístico más que un problema político.

Y si uno se para a pensar el poder, privilegios e influencia que la jerarquía católica tiene aún a estas alturas, y la manera en que operan como lobby, integrando a grupos ultras muy bien organizados y muy activos, ya no da tanta risa.

Extraído de Trabajar cansa de 04/01/2011.

Artículo original en: http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2011/01/04/cada-vez-me-rio-menos-con-los-obispos/

Besos contra la jerarquía católica

“Besada colectiva” en Barcelona para demostrar que no todos están contentos con el modo en el que España ha recibido al Papa

“Yo no te espero”, decían las pancartas y banderas que portaban los manifestantes del colectivo homosexual frente a la catedral de Barcelona, donde se han citado esta mañana para un “besada colectiva” y mostrar de esta manera su rechazo a algunas de las tesis que mantiene la jerarquía católica.

Gafas de sol grandes, chaquetas de colores, pantalones arrapados, peinados a la última moda, frente a camisas con rallas azules y melenas largas. Era fácil, esta mañana, distinguir el colectivo católico del homosexual. Ambos grupos han respetado la cercanía sin incidentes hasta que el Papa ha cruzado la plaza de la Catedral a toda velocidad, encaminándose hacia la Sagrada Familia.

Entonces sí, entonces los ánimos se han calentado y ha habido algún que otro enfrentamiento verbal entre los que gritaban “¡Yo no te espero!” o “Vote, vote, vote, pederasta, quien no vote” y los que alzaban la voz para reivindicar que “¡Esta es la juventud del Papa!”.El objetivo del colectivo homosexual, como contaba Antonio Guirado, presidente de Gays Positivos, era “demostrar que no todos los barceloneses estamos contentos con que las instituciones públicas reciban de esta manera al Papa”. Además la besada ha sido “una anécdota, un símbolo” , explicaba Guirado, “para mostrar nuestro rechazo al discurso de la Iglesia sobre los preservativos ya que gracias a esto mueren miles de personas cada año”.

Junto a Guirado había dos estudiantes lesbianas de Mallorca, Carmen y Casandra. Ambas, han explicado que han ido a la “besada colectiva” (organizada vía Facebook) para reivindicar que los gays y las lesbianas existen y “para mostrar que tenemos libertad para utilizar nuestro cuerpo como queramos”. Además, Carmen lamentaba el despliegue que las autoridades han hecho con motivo de la visita del Papa: “¡Se supone que estamos en un Estado aconfesional!”.

Apenas, a unos metros de ambas mujeres, un grupo de jóvenes de entre 16 y 19 años se miraban a los gays con ciertas reservas. De hecho, los jóvenes, que no han querido dar sus nombres a este periódico, decían que estaban muy felices por la visita del Papa pero que les disgustaba enormemente que “unos viciosos” estuvieran esta mañana en la plaza de la Catedral.

Por lo demás, la besada ha transcurrido sin incidentes y, ya lejos el papamóvil el corazón de Barcelona, unos y otros han ido abandonando la plaza. En la vía Layetana, con un policía cada cuatro metros, unos voluntarios, con el impermeable azul que ha repartido la organización, repartían banderitas para celebrar la vista del Pontífice. Eran Roqui y Jatori, dos militares que también han pedido a un grupo de gays y lesbianas ataviados con vestimentas pintorescas y banderas anti Papa, que se hicieran fotos con ellos. “Entiendo que cada uno puede expresar lo que quiera”, decían ambos, “hay que respetar todas las ideas”.

Extraído de Público de 07/11/2010

Noticia original en: http://www.publico.es/espana/345412/besos-contra-la-jerarquia-catolica

Gays y lesbianas convocan a besarse delante del Papa en su visita a Barcelona

Gays, lesbianas y simpatizantes de la lucha por los derechos homosexuales están convocando mediante Facebook, blogs y otras redes sociales a un acto masivo de besos de carácter popular durante la visita del Papa Benedicto XVI en Barcelona el próximo 7 de noviembre.

Tal y como anuncian en el blog “Queer Kissing Flashmob”, la acción, que tendrá lugar en la Plaza de la Catedral de Barcelona cuando el papa inicie el recorrido hacia la Sagrada Familia, se ha planteado como “una lucha por los derechos sexuales y afectivos, no desde la violencia, sino desde la pasión”.

“Cuando Benedicto XVI pase por delante de nosotros, nos besaremos, hombre con hombre o mujer con mujer. Es curioso notar como un acto tan noble como un beso pueda ser considerado revolucionario aún hoy en el siglo XXI”, ha explicado a Efe una de las organizadoras del acto, Marylène Carole.

Veto de Facebook

La preparación de este evento no se ha visto exenta de controversia, porque el grupo “Queer Kissing Flashmob”, así como su perfil, fueron eliminados por Facebook cuando ya llevaban convocadas más de 1.500 personas y un total de 12.000 habían sido invitadas al evento.

Actualmente, y tras la creación de otro perfil y grupo que por el momento no ha sido censurado, unas 110 personas (y más de 800 pendientes de confirmar) asistirán al “Queer Kissing Flashmob”.

“Todo apunta a una hipotética censura”, ha opinado de este cierre en Facebook Carole , quien ideó esta protesta que “nace de un grupo de amigos y no está vinculada a ningún grupo político u organización queer”.

El grupo ha organizado este acto de besos ‘anti-Papa’ para las diez de la mañana del domingo 7 de noviembre, cuando Benedicto XVI salga de la Catedral barcelonesa.

“Accionaremos una señal sonora que indicará el momento en que comenzará el morreo y habrá otra señal cuando hayan pasado los dos minutos. Una vez finalizado el beso, nos iremos retirando como si nada hubiera pasado”, ha indicado.

El acto pretende ser pacífico y los organizadores piden que los participantes no contesten a ningún tipo de provocación o insulto.

Esta iniciativa anti-papa se suma a otras organizados por la campaña “Yo no te espero”, a la que ya se han adherido más de cincuenta entidades, o a un ‘flashmob’ de danza para la lucha contra el Sida que también tendrá lugar durante la visita del Papa a Barcelona.

Extraído de El mundo de 23/10/2010

Noticia original en: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/23/barcelona/1287826372.html

¿Hasta dónde llega la homofobia de la Iglesia Católica?

La Iglesia Católica ha convertido a la comunidad LGBT en uno de los chivos a satanizar. Algo similar a lo que hizo con los judios durante la edad media y hasta la década de los 60 del siglo XX.
Para refrescar la memoria la siguiente revisión dará respuesta hasta donde llega la homofobia de la ICAR.

¡Matrimonio jamás!

Como hemos comentado en muchas entradas anteriores la ICAR no está de acuerdo, ni lo ha estado, en los nueve paises (a junio de 2010) en donde la institución del matrimonio está abierta a hetero y homosexuales.

Si bien es cierto que la familia es el núcleo de nuestra sociedad, el matrimonio es un contrato social en el que hay derechos y deberes. El matrimonio dejó de ser el “derecho que obtiene una mujer para poder ser madre en la legalidad”, que es lo que significa etimológicamente la palabra “matrimonium”, para pasar a ser el reconocimiento legal a una pareja que se ama, que desea vivir junta y contraer responsabilidades como pareja, así como beneficios patrimoniales y de seguridad social bajo el amparo de la ley.

Tras décadas de estudios sabemos ahora que la orientación sexual homosexual, como la heterosexual, no se elige y responde a unos factores psíquicos y biológicos (quizás genéticos) difíciles de descifrar. Sabemos también que la homosexualidad se da y se ha dado en todas las culturas y en todos los tiempos, y más importante aún, que no es una perversión ni un transtorno psicológico, o una enfermedad mental. Todo esto debe, como humanistas, motivarnos a estar del lado de una minoría que por siglos ha sido discriminada y humillada.

No obstante la ICAR asume que la institución del matrimonio les pertenece, como si fuera una misa. No importa que los matrimonios que se plantean en los congresos de naciones supuestamente laicas, sea de naturaleza civil. No. La Iglesia muestra sus dientes y garras.

De forma clara el Cardenal Bergoglio refiriéndose al debate sobre matrimonios civiles puntualizó:
“No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento) sino de una movida del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”, afirmó el cardenal en la misiva. El ensotanado atribuyó el proyecto a “la envidia del Demonio, por la que entró el pecado en el mundo, que arteramente pretende destruir la imagen de Dios: hombre y mujer que reciben el mandato de crecer, multiplicarse y dominar la tierra”.

Afirmaba recientemente el Obispo de San Luís Argentina, Monseñor Jorge Luis Lona, que “Si fuera aprobado este proyecto de ley, el prestigio del matrimonio como institución caería aún más. Si todo es matrimonio, nada es matrimonio. Se iría perdiendo cada vez más, el ‘capital social’ que es la familia matrimonial, reserva fundamental de nuestra sociedad”

Aunque el Congreso argentino, al que se refiere Lona, no dirá que cualquier cosa en un matrimonio, pero para el prelado las razones de amor de pareja, respeto por la diferencia e gualdad de oportunidades, no caben en su cabeza.

Queda claro que a los matrimonios se opone la Iglesia. ¿Pero, permitiría una “unión civil”, un tipo de figura legal que no involucre el sustantivo “matrimonio”?

Uniones civiles, tampoco

La respuesta nos viene también de la actitud de la ICAR en Irlanda, en este año (2010) en el que se aprobó la unión civil entre personas del mismo sexo.

Allí Sean Brady, Arzobispo de Armagh y Primado de Irlanda, pidió a sus feligreses oponerse a esta ley porque “ la Ley natural no puede ser violentada por normas legislativas”

Puesto que miles de parejas de gays y lesbianas viven en desvantaja por no poder afiliar a sus conyugues al sistema de salud o de pensión, o que estas pudieran heredar los bienes adquiridos por la pareja, se podría pensar que al menos la Iglesia Católica permitiría una ley de derechos patrimoniales ¿lo permite?

Derechos patrimoniales: No!

En este caso un monseñor colombiano mostró en 2006 que la Iglesia tampoco tienen consideración por la salud o el bienestar de estos ciudadanos.

El arzobispo de Tunja, Monseñor Luis Augusto Castro, dijo tajantamente en esa ocasión que “No estamos de acuerdo con este proyecto, porque no es otra cosa que un matrimonio camuflado. Es un golpe tremendo para la familia”

En debate ante el Congreso de la República afirmó:

(…) La Iglesia tampoco acepta el reconocimiento jurídico de las parejas homosexuales, pues no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia, célula primaria de la sociedad y agrupación humana originante pues da origen a otros seres humanos.

(…) A las parejas matrimoniales, el derecho civil les confiere un reconocimiento institucional porque cumplen el papel de garantizar el orden de la procreación y son, por tanto, de eminente interés público. Las uniones homosexuales, por el contrario, no exigen una específica atención por parte del ordenamiento jurídico, porque no cumplen dicho papel para el bien común. (…)

¿Si la Iglesia no aprueba una protección legal a las parejas homosexuales, los respeta y no discrimina?

Respeto y no discriminación… de dientes para afuera si, en la práctica no.

Aunque los obispos hablan de amor al prójimo y que no hay que discriminal a los homosexuales realmente discriminan y fomentan el odio.

En España, el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, creó y reglamentó una asigantura llamada “Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos”. En dicaha materia se busca que los estudiantes respeten a todos los ciudadanos. Esto especialmente se ve en un bloque denominado “Aproximación respetuosa a la Diversidad”, lo que inevitablemente lleva a que se hable del respeto a las personas homosexuales.

La reacción de la Iglesia a esta asignatura fue virulenta. El Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, llegó a decir que esta asignatura “invade totalmente” el principio de libertad religiosa y el derecho de los padres a “determinar” la educación moral de sus hijos, ya que según él es “responsabilidad y competencia” de la Iglesia Católica “los temas que tienen que ver con la fe, la moral y la ética derivada de la fe”.

Es claro que la Iglesia Católica (al igual que muchas de sus hijas protestantes) no desean que las nuevas generaciones respeten a las personas homosexuales.

La homofobia de la ICAR es tal que la Congregación para la Doctrina de la Fe, heredera de la Inquisición, pidió el 23 de julio de 1992 que los homosexuales no podían ejercer cargos como docentes o entrenadores deportivos.

Dice la declaración de la Inquisición, liderada entonces por el actual Papa:

“Existen áreas en las que no es una discriminación injusta tener en cuenta la inclinación sexual, por ejemplo la adopción o el cuidado de niños, en empleos como maestros o entrenadores de deportes y en el reclutamiento militar… La “orientación sexual” no constituye una cualidad comparable a la raza o al grupo étnico, etc., con respecto a la no discriminación. A diferencia de éstas, la orientación homosexual es un desorden objetivo”.

La Iglesia realmente odia al homosexual. En sus actos lo sigue considerando un enfermo mental. Esto quedo claro cuando el 17 de junio el Obispo argentino Jorge Luis Lona despachándose contra el matrimonio homosexual y las uniones civiles afirmo que esta norma “legitimaría socialmente el desorden natural de la homosexualidad”.

¿Permitiría entonces la Iglesia que los homosexuales pudieran vivir libres en la sociedad?

Despenalización tampoco

En la India, país en el que hasta el 2009 era ilegal la homosexualidad, se opusó el cardenal Varkey Vithayathil, presidente de la Conferencia Episcopal India.

El cardenal defiende la discriminación y el mantenimiento de prejuicios contra los homosexuales. “Las leyes penales de un país defienden los mínimos morales de una sociedad. Aunque despenalizar la homosexualidad no la hace moral, la gente sí puede pensar que es moralmente permisible. El Gobierno no debería dar la impresión de que la homosexualidad está permitida”. Afirmó el jerarca católico.

En el 2008 el Vaticano se opuso furibundamente a una propuesta de la ONU para que a nivel internacional se despenalizará la homosexualidad, a pesar que en muchos lugares del mundo, como en Irán, la pena de muerte se dirige contra gays y lesbianas. El sesudo argumento esgrimido en esa época fue que eliminar la penalización de la homosexualidad “crearia nuevas discriminaciones”

¿Pues si no permite matrimonio, uniones civiles, leyes patrimoniales, educación contra la discriminación, que puedan incluso laborar en ciertos ámbitos, o que no sean llevados a la cárcel, qué es lo que desea la Iglesia Católica para los homosexuales?

La respuesta es fácil. La hoguera y los trabajos forzosos. Quizás también muchas de sus monstruosas torturas con las que se deleitó en la Edad Media.

A partir del año 342, poco después de hacerse el cristianismo religión del Imperio Romano (lo que ocurrió en el 313), los actos homosexuales se empezaron a castigar con la pena de muerte. Sin embargo, durante los 800 años siguientes, los actos homosexuales, se consideraron un vicio menor, atribuidos a una lujuría excesiva. No obstante, durante el siglo XIII la homofobia en intensificó, cuando la sodomía era considerada una herejía, y los gobiernos empezaron a aprobar leyes para castigarla severamente. Este fervor homofóbico tuvo su éxtasis desde 1478 hasta 1778 cuando la Inquisición condenó a muerte a los homosexuales en España y sus colonias.

Algunas de sus victimas fueron Jeronimpo de Bergamo, Alessandra Fiorentina y Madonna Caterina, colgados y quemados por homosexualidad el 22 de diciembre de 1557; Gabriello di Thomaien, quemado vivo por homosexualidad el 8 de febrero de 1559; y 13 herejes más un alemán de Augusta, acusados de homosexualidad, quemados vivos el 17 de febrero de 1559.

Entre 1566 y 1775 en el tribunal de la santa Inquisición en Valencia se procesaron por sodomía 359 personas, de las cuales solo 62 fueron absueltas. Los castigos incluían multas, arrestos, azotes, reclusión, trabajos forzados y la condena a las galeras. Siendo este último el que más frecuentemente se aplicó.

Definitivamente de no haber sido por el contrapeso histórico de la Ilustración, la declaración de los derechos del hombre, el laicismo y el secularismo subsiguiente, la Iglesia Católica aún tendría las fauces y las garras rojas con la sangre de sus contradictores, y seguiría quemando homosexuales, porque ya no hay barcos galeras impulsados por remos.

La construcción de una sociedad respetuosa con todas las minorías lleva ineludiblemente por la construcción de una sociedad laica y democrática. La religión, o mejor, todas las religiones, deben quedar en la esfera personal, sin influencia legislativa, a fin de que la discriminación y la homofobia pueda superarse definitivamente.

Invitamos a nuestros lectores a visitar el ensayo “Óptica católica de la homosexualidad” publicado en la página principal de Sindioses.org

Extraído de www.sindioses.org.

Artículo original en: http://networkedblogs.com/8EIyG