Obispo dice que si no tienes hijos no tienes dignidad humana

La Iglesia Católica nos tienen acostumbrados a las frecuentes discursos y rasgadas de vestiduras cada vez que se habla de métodos anticonceptivos y matrimonio gay. Ahora es el turno para el Arzobispo de Lima y el obispo de Córdoba, en España.

“No es católico”

El arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, se horrorizó ante las declaraciones de que la campaña presidencial de Alejandro Toledo tiene dentro de su plan de gobierno uniones civiles para las parejas del mismo sexo.

Cipriani, ignorando que una país demócratíco debe ser laico, y que de lo que se habla es de matrimonio civil afirmó: “no son católicas” y “no están en el orden natural”. “El matrimonio es entre un hombre y una mujer que se une para siempre” (sin divorcio).

En un estado laico no deben imponerse los dogmas de una religión. Negar el derecho a las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio aduciendo que no es católico, seria lo mismo que negar las transfusiones de sangre por no ser algo “testigo de Jehová”.

El argumento de que el matrimonio homosexual no está en el orden natural se vuelve contra si si preguntamos ¿acaso el matrimonio heterosexual está en un “orden natural”? El matrimonio, el divorcio, los contratos laborales y las asociaciones sindicales, así como los clubes de fútbol son construcciones sociales. No hay un gen de matrimonio. Claro está que la reproducción está fundamentada en la cópula de una pareja de sexo diferente. Pero una copula no hace un matrimonio, ni la naturaleza exige un rito para que un Homo sapiens perpetue sus genes.

Hay que distinguir entre nuestro ordenamiento social y jurídico y la reproducción humana. Algo difícil de hacer para la ICAR que piensa que el matrimonio es para traer hijos. Prueba de ello es la homilia del obispo de Córdoba (España) Demetrio Fernández, el pasado 26 de diciembre de 2010:

“El hombre contemporáneo se aparta de este proyecto de Dios cuando se deja contagiar por la mentalidad anticonceptiva de nuestra época. En muchos ambientes y en muchos corazones la aspiración es a disfrutar lo más posible de la sexualidad humana como fuente de placer, evitando a toda costa el nacimiento de un nuevo hijo en el seno de la familia. Esta mentalidad no es nueva, es tan vieja como el hombre. Pero en nuestros días se ha acentuado, empleando para ello los medios técnicos al alcance, que hoy son mayores que en otras épocas: la píldora anticonceptiva y todos los métodos químicos o artificiales para impedir la fecundación, llegando incluso a la esterilización masculina o femenina que convierte al varón y a la mujer en un simple objeto, perdida ya su dignidad de persona humana

¿Con qué derecho este señor viene a decir que una persona que se haya hecho la vasectomía o una ligadura de trompas no tiene dignidad humana? Quizás el padre pedófilo Marcial Maciel, que dejo varios hijos regados, tenía mucha dignidad humana, ya que nunca cortó sus conductos deferentes!

La Unesco quiere “homosexualizar” al mundo

Siguimos con el obispo Demetrio Fernández. En la misma homilia afirmó que la Unesco tiene un plan para homosexualizar el mundo en 20 años.

“El “ministro” de la familia en el gobierno del Papa, el cardenal Antonelli, me comentaba hace pocos días en Zaragoza que la Unesco tiene programado para los próximos 20 años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual. Para eso, a través de distintos programas, irá implantando la ideología de género, que ya está presente en nuestras escuelas.

Es decir, según la ideología de género, uno no nacería varón o mujer, sino que lo elige según su capricho, y podrá cambiar de sexo cuando quiera según su antojo. He aquí el último “logro” de una cultura que quiere romper totalmente con Dios, con Dios creador, que ha fijado en nuestra naturaleza la distinción del varón y de la mujer.”

Pues vaya que este señor tiene confundidas las cosas. Una cosa es la orientación sexual (heterosexual, homosexual o bisexual) y otra la identidad de género (sentirse hombre o mujer).

Las personas que cambian de sexo, sienten que su mente es del sexo contrario al de su cuerpo. Condición conocida como “disforia de género” y muestra que el cerebro juega el principal papel en la identidad de género y no si tus bolas son ovarios o testículos. Pues bien la neurología ha llegado a lo conclusión que la mejor manera de manejar la disforia de género es hacer un reasiganción de sexo de manera quirúrgica. Cabe decir que nuestro cerebro también coordina nuestra orientación sexual. Algunos genes estarán detras de estras redes neuronales que bien se empiezan a organizar en el desarrollo embrionario. Así pues, las dicusiones que invocan a Adán y Eva, y el “orden natural” estarían mejor en un anaquel dedicado a la Edad Media, junto con la Iglesia Católica.

Extraído de Sin dioses de 22/01/2011.

Artículo original en : http://blog-sin-dioses.blogspot.com/2011/01/obispo-dice-que-si-no-tienes-hijos-no.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s