El pederasta que fundó la Legión de Cristo tenía sobornado al Vaticano

Extraído de El periódico de Aragón de 9/04/10
Noticia original en: http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=572827

Insignes cardenales cobraron de Maciel mientras arreciaban las denuncias.Las quejas cayeron en saco roto hasta que Ratzinger impulsó una investigación.

Es 1994 y el cardenal español Eduardo Martínez Somalo acaba de ser ascendido a prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, órgano encargado de las órdenes religiosas. Marcial Maciel, sacerdote mexicano, fundador de los Legionarios de Cristo, morfinómano, pederasta y padre en varias ocasiones, encarga a un joven miembro de su orden que vaya a la casa del recién nombrado. El inexperto religioso lleva consigo un sobre repleto de billetes. “Subí a su apartamento, le entregué el sobre y me despedí. Era un modo de hacer amigos, de asegurarnos alguna ayuda si la necesitábamos, de engrasar los engranajes”, dice ahora, 16 años después, este cura en un extenso reportaje de la publicación católica de origen norteamericano National Catholic Reporter (NCR) en el que se explica con todo detalle cómo Maciel, fallecido en el 2008, entregó dinero a expuertas entre aquellos altos cargos del Vaticano que deberían haberlo investigado y en cambio nada hicieron.

Pruebas había: John McGann, obispo de Nueva York, ya había enviado a la Santa Sede, a través de los canales oficiales, una carta en la que un antiguo miembro de la Legión detallaba cómo Maciel había abusado de al menos 20 seminaristas entre los años 40 y 60 del siglo pasado. Y nada ocurrió. No fue hasta el 2004 cuando el ahora papa Joseph Ratzinger, entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, aconsejó al Pontífice Juan Pablo II, hasta ese momento gran valedor de Maciel, realizar una profunda investigación que finalmente llevó, dos años después, a que el ya Benedicto XVI ordenase su retiro a una vida de “oración y penitencia”.

¿Tuvieron algo que ver las jugosas sumas, sufragadas con ese presupuesto anual de casi 500 millones de euros que tienen los Legionarios de Cristo, en la absoluta parálisis de las pesquisas vaticanas? El trabajo del NCR, llevado a cabo durante nueve meses, no llega tan lejos, pero sí consigna sin ningún género de duda el fin que perseguía Maciel con unos desembolsos que ni siquiera están prohibidos por las leyes de la Santa Sede: su propio blindaje ante las cada vez mayores acusaciones de abusos sexuales, drogodependencia y reproducción.

Además de Martínez Somalo, ya retirado, los principales señalados en el texto son Angelo Sodano, secretario de Estado del Vaticano –equivalente a primer ministro– entre 1991 y el 2006, a quien Maciel pagó banquetes multitudinarios; y Stanislaw Dziwisz, secretario de Juan Pablo II y ahora cardenal, que recibió dinero para dejar atender a las misas privadas que celebraba el entonces Pontífice. Ninguno aceptó las solicitudes de entrevista del NCR. Quien mejor parado sale es Ratzinger, ahora acusado de inacción frente a los casos de pederastia en Alemania y EEUU. Impulsó la investigación a Maciel, y también, en 1997, rechazó uno de los sobres de la Legión. Dicen que su negativa fue cordial, pero firme.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s